Un testamento es una herramienta legal que le evitará problemas a tu familia en el momento en que no estés para ellos. Además, garantiza que tu voluntad será respetada. Lamentablemente, es algo que no todas las personas toman en serio. Hoy te vamos a decir cuáles son las mejores prácticas para hacer un testamento

Haz tu testamento, aunque creas que no tienes mucho que heredar

Muchas personas creen que un testamento es solo para quienes tienen mucho dinero o propiedades, pero no hay nada más alejado de la realidad. Realizarlo en tiempo y forma es una responsabilidad que ayudará a quienes te suceden dentro de todo el proceso que genere tu ausencia. Cuántos inmuebles, su tamaño, la cantidad de dinero o demás bienes que tengas no es tan importante como sí lo es ayudar a tus seres queridos.


Un testamento no es solo para personas de la tercera edad

Es común pensar que un testamento es solo para personas que están enfermas o que ya tienen una edad avanzada. En México puedes hacer tu testamento a partir de los 18 años siempre que no exista una enfermedad mental, ya que es necesario tener plena conciencia y libertad para decidir a quién heredar el patrimonio.


Saber qué es un albacea, legatario y heredero

¿Sabías que existen estos términos? Por lo general, el término heredero se conoce bien, pero albacea y legatario no tanto. Debido a esto es necesario tener una asesoría adecuada para evitar confundirlos, y para que te expliquen que existe un testamento a título particular y otro a título universal.

En el primero existe la forma de legatario que no es más que aquella persona a la que se le otorga un bien específico en su totalidad. En el segundo se designan herederos, quienes reciben un porcentaje de todos los bienes. El albacea se encarga que tu voluntad sea cumplida como la estipulaste en el testamento.

No dejes tu testamento para el último momento. Acude con un notario público que te ofrezca asesoría legal, ya que es necesario su aval para darle validez.